lunes, 1 de diciembre de 2014

Un mundo que narrar

Texto por Luis Cabrera

“No estás jodido verdaderamente mientras tengas una buena historia y alguien a quien contársela”

- La leyenda del pianista en el océano
Giuseppe Tornatore, 1998.

Robert McKee nos dice que contar historias es parte de la vida, contamos lo que soñamos o lo que nos pasó camino a casa, incluso contamos historias para hacer reír a los demás; podemos perder la fé en cualquier cosa, menos en seguir contando historias, nos dice el gurú del guión cinematográfico. No importa si se es un director de marketing buscando cómo darle la vuelta a las regulaciones sanitarias de la COFEPRIS o un estudio independiente realizando una webserie, este año que termina todos fuimos parte de cambios que modificaron para siempre la manera de crear y difundir los mensajes audiovisuales, por citar unos cuantos están las reformas en Telecomunicaciones y las nuevas reglas sanitarias para publicidad de alimentos y bebidas no alcohólicas que señalan que solo será posible pautar en tv anuncios de productos que cumplan con criterios específicos en horarios infantiles, es decir todas las tardes entre semana y prácticamente todo el día los fines de semana; sin mencionar la restricción de anuncios durante la proyección de películas infantiles en los cines.

Asi que hay mucho que considerar si queremos seguir contando historias para la pantalla. En DAD seguimos en construcción, en la puerta tenemos el letrero de “hombres trabajando”, desde inicios de este año empezamos a gestar nuevos productos audiovisuales que siguiendo la tradición de Imaginantes* hablen al espectador con la inteligencia y la belleza que a todos nos es común, tocando temas de entretenimiento, promoción de turismo por México e incluso divulgación de ciencias y artes. Parte de nuestra construcción ha requerido destinar un esfuerzo considerable para entender el medio emergente y sus fluctuaciones, tal vez Marshall Mcluhan a fin de cuentas tenía razón “el medio determina el mensaje” y hoy nos toca a todos entender las posibilidades en la mesa y renovar nuestros discursos.

El siguiente año seguiremos viendo cambios; como botón de muestra un par de nuevas cadenas de televisión abierta y la conversión de señal de tv de analógica a digital para este 31 de diciembre y con ello seguramente una migracíon aun mayor de audiencias buscando contenidos en todas las pantallas disponibles. Este es un buen momento para reflexionar hacia donde estamos llevando nuestros mensajes, si estamos tomando en cuenta a esas audiencias y las puertas que se cierran y se abren en los medios.

La verdad todos tenemos historias que contar y con ellas pretendemos explicar las cosas de la vida, pero algunos buscamos contarlas como una forma de vida y otros las buscarán para encontrarle sentido; ¿en qué medio y de qué forma esos dos intereses encontrarán convergencia?


Tags :